FANDOM


-Este capi barra vida lo escribe Yoli.-

.*******.

{La segunda vida te deja hacer lo que quieras}

.*******.

Me senté en el sillón del salón. Ahora que lo pienso mi vida no ha estado nada mal. Siempre he hecho lo que me ha dado la gana y siempre será así. No hay nadie que me mande ni dejaré que lo haya. Para algo está la vida, ¿no? Para vivirla. Y eso he hecho yo durante estos 21 años. Todavía me queda mucho por vivir. Ahora que lo pienso... ¿qué hago aquí sentada perdiendo mi valioso tiempo?

Me levanté del sillón y salí de la casa. Después de caminar unos 10 minutos llegué a un bar. Me senté en la barra y me pedí una copa de Vodka. Eran las 3 de la mañana y no había nadie en el bar, excepto una pareja que estaba sentada en la otra punta de la barra, bebiendo. El camarero me dio el vaso y mientras lo llenaba me preguntó que hacía una chica como yo allí, a aquellas horas. Desde luego el chico era nuevo, no me conocía.

-Yo hago lo que quiero, cuando quiero y como quiero -le contesté-. Ya te acostumbrarás a verme por aquí.


La pareja empezó a discutir, estaban muy borrachos. Les grité para que se callaran pero ni me oyeron. La chica se levantó, enfadada, y salió del bar. Él se levantó para seguirla, se tambaleaba de lo borracho que estaba. El camarero les gritó pues no habían pagado. La cosa pintaba fea. Pensé en levantarme pero no debía meterme en donde no me llaman. A las 5 de la mañana, decidí volver a casa. Durante el día siguiente dormí hasta bien entrada la mañana. El resto del día lo pasé fuera de casa, me fui a casa de unos amigos con los que tenía un grupo.

Aquella noche, volví al bar. La pelea se repitió, pero fue a peor. Él estaba aún más borracho (si es posible ewe) y más cabreado. Está vez actué. ¿En que estaba pensando? Dios, entaba borracha y drogada de aquella tarde. Salí fuera del bar tras la pareja. Discutián y gritaban y él agarró a la chica. Yo la ayudé. Que gran error cometí... Aquel hombre sacó una navaja y la usó contra mí. Lo último que vi antes de caer al suelo fue a la chica salir corriendo.

Estoy en el suelo, rodeada de un charco de sangre.

-No debí meterme donde no me llaman... ¡Quiero otra oportunidad! -grité lo más alto que pude.

"¿Así que ahora te das cuenta de este error? La gente de este mundo es muy desagradecida"

Já, la voz sonó hasta irónica.

"Puede que te merezcas otra oportunidad... Pero el destino está escrito"

Y aquello fue lo último que oí en mi corta y alocada vida.

.*******.

Veremos si sonríe la diosa fortuna... Dado